¿La Parálisis Cerebral Acorta la Vida de una Persona? ¿CP Es Fatal?

¿La Parálisis Cerebral es una Afección Mortal?

Por sí sola, la parálisis cerebral no es una afección potencialmente mortal. Afortunadamente, la parálisis cerebral se considera un trastorno neurológico no progresivo, lo que significa que no empeorará con el tiempo. Y, aunque permanente, hay muchas maneras de ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con parálisis cerebral.

Cuando se presentan otras complicaciones médicas además de la parálisis cerebral, la esperanza de vida del niño puede reducirse. El factor más importante es la gravedad de la discapacidad motora e intelectual del niño.

¿Qué factores afectan la esperanza de vida de una persona con parálisis cerebral?

Además de la deficiencia motora e intelectual, hay una serie de otros factores que pueden contribuir a la calidad de vida general y la esperanza de vida del niño. Los niños con parálisis cerebral se enfrentan a varios factores de riesgo, entre ellos:

Factores de movilidad

Dependiendo del tipo de parálisis cerebral que tenga el niño, la movilidad del niño puede ser limitada. Los tipos comunes de parálisis cerebral son:

  • Espástica
  • Atetoides
  • Atáxica
  • Mixto

Espástica (CP) es el tipo más común de la CP. Este tipo de parálisis cerebral provoca problemas con los reflejos, rigidez, músculos o articulaciones tensos y dificultad para caminar.

En los casos de parálisis cerebral atetoide o parálisis cerebral no espástica, la persona puede tener un cuerpo rígido o rígido, extremidades flácidas, dificultad para ponerse de pie erguido e incluso problemas para comer.

En la parálisis cerebral atáxica, el niño puede tener dificultades con el equilibrio y la coordinación. La parálisis cerebral atáxica puede incluir problemas para hablar, deficiencias visuales, temblores y temblores, y pies que se separan al caminar.

En los casos de PC mixta, la PC del niño se debe a múltiples lesiones cerebrales. Las deficiencias resultantes variarán dependiendo de las áreas del cerebro que se hayan lesionado.

La movilidad es una capacidad crucial para el desarrollo de un niño y un indicador de la capacidad futura de un niño para la independencia. Cuanto más se deterioren la movilidad o las habilidades motoras de un niño, más difícil será para él participar en actividades de la vida normal. Un niño con discapacidad motora de moderada a grave puede requerir adaptaciones especiales y atención de por vida.

Factores intelectuales

Los niños que sufren deterioro intelectual además de parálisis cerebral también pueden tener una esperanza de vida reducida. Los signos comunes de deterioro cognitivo debido al daño cerebral pueden incluir dificultades del lenguaje. Dependiendo de la parte del cerebro que se lesione, los impedimentos cognitivos variarán.

Si una persona no puede comunicarse de manera efectiva, es un desafío comunicar necesidades, emociones y deseos. La terapia ocupacional puede ser un tratamiento eficaz para ayudar a los niños a superar sus deficiencias cognitivas y aprender a comunicarse.

Factores sensoriales

Algunas personas con parálisis cerebral también sufren deficiencias visuales o auditivas. Si un niño es ciego o sordo, puede requerir educación especial y adaptaciones. Además del niño, la familia del niño también puede necesitar adquirir nuevas habilidades para comunicarse y ayudar al niño.

Factores de independencia

A veces, las personas con parálisis cerebral tienen dificultad para tragar y comer. La nutrición es importante para el desarrollo del cerebro y el cuerpo de un niño, y la falta de nutrición puede llevar a otras complicaciones médicas. Si un niño tiene dificultad para tragar, puede estar en riesgo de deshidratación y desnutrición. Si no se trata, estos riesgos pueden poner en peligro la vida.

Factores musculoesqueléticos

Los trastornos musculoesqueléticos pueden incluir displasia de cadera, escoliosis, estenosis cervical y rótula alta. Estas complicaciones pueden afectar la capacidad de movimiento de una persona. Además, pueden complicar el plan de tratamiento de una persona y, en última instancia, reducir la esperanza de vida de un niño si no se trata.

Factores respiratorios

Las afecciones pulmonares como la displasia broncopulmonar (DBP) pueden ocurrir en bebés con PC que nacen prematuramente. El reflujo gastroesofágico y la aspiración crónica de alimentos y saliva pueden interferir con los pulmones, causando que el niño tenga dificultad para respirar. Estas afecciones pueden ser potencialmente mortales si no se tratan.

Factores de epilepsia

Hasta la mitad de los niños con parálisis cerebral tienden a sufrir convulsiones. Una convulsión ocurre cuando una ola de actividad eléctrica abruma el cerebro, lo que hace que el niño se tense y pierda el control motor. Las convulsiones también pueden ser altamente impredecibles, lo que agrega un factor de riesgo adicional para la seguridad y el bienestar del niño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *